LEGALIZACIÓN DE DOCUMENTOS

Legalizacion de documentosLa legalización de documentos es un proceso obligatorio para todos los extranjeros que necesiten hacer trámites administrativos en nuestro país y deban presentar documentos procedentes de un país diferente. Sea cual sea el tipo de documento, siempre que proceda de un país distinto es necesario que sea legalizado en nuestro país. De esa forma, las autoridades españolas tienen la certeza de que son documentos auténticos expedidos por el Estado del que proceden y no una falsificación. El proceso de legalización no es muy complejo, pero -como todos los trámites que requieren cierta burocracia-, puede resultar pesado, sobre todo si no se conocen  bien los pasos que hay que dar. Para evitarlo, aquí hemos intentado dar respuesta a algunas de las dudas más frecuentes cuando te enfrentas a este proceso.

¿Qué tipo de documentos hay que legalizar? Es necesario legalizar todos los documentos públicos expedidos por autoridades extranjeras, tanto los que acrediten la nacionalidad como los que certifiquen el nivel de estudios alcanzado o la obtención de un subsidio, por citar solo algunos de los ejemplos más frecuentes. Eso sí, deben ser documentos oficiales, los documentos privados –por ejemplo, un documento que acredite la experiencia profesional en una empresa- no es necesario legalizarlos. Tampoco es necesario legalizar ningún documento expedido por las autoridades de los países miembros de la Unión Europea ni de los firmantes del Espacio Económico Europeo, ya que existen acuerdos que evitan estos trámites.

¿Qué trámites hay que hacer? Dependiendo del país que haya expedido los documentos, estos deben presentarse legalizados bien mediante el apostillado de La Haya o bien mediante vía diplomática. Se trata de dos procedimientos distintos, por lo que lo primero que debemos hacer es asegurarnos de cuál de ellos debemos seguir. Para ello, simplemente debemos comprobar si el país que ha expedido los documentos se encuentra o no dentro de los firmantes del Convenio de La Haya. Para consultar la lista completa, se puede acceder al enlace:

http://www.hcch.net/index_es.php?act=states.listing

¿Cómo es la legalización por la Apostilla de La Haya? De acuerdo con el Convenio de La Haya, el único trámite que se exige para los documentos procedentes de países que son miembros de este convenio es el sello de la Apostilla. Este sello lo coloca la autoridad competente del Estado que  expide el documento, y con él no es necesario ningún otro trámite.

¿Cómo es la legalización por vía diplomática? La legalización por vía diplomática requiere algún trámite más, pero no son muy complejos. El documento debe ser legalizado por el consulado o la embajada de España del país en el que ha sido expedido. Es decir, si es un documento procedente de China, por ejemplo, debe ser legalizado allí por la embajada o el consulado que corresponda. Debe contener la firma de la embajada o el consulado y la correspondiente etiqueta de seguridad. Esta etiqueta es un procedimiento nuevo que entró en vigor en julio del año pasado y que permite ahorrar una gran cantidad de trámites. Consiste en una pegatina transparente que se coloca encina de la firma de los funcionarios que realizaron la legalización para evitar posibles falsificaciones. Si el documento cuenta con esa etiqueta, ya no es necesario pasar por la Sección de Legalizaciones de la Dirección General de Españoles en el Exterior, Asuntos Consulares y Migratorios. Es decir, podemos utilizar el documento directamente, sin necesidad de acudir a ese organismo para legalizarlo.

¿Es necesario que los documentos estén traducidos? Sí, los documentos que hayan sido redactados en un idioma diferente al castellano deben ser presentados junto con su correspondiente traducción. Sin embargo, no todas las traducciones son válidas, deben ser traducciones oficiales efectuadas por un intérprete jurado autorizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. En el caso de que el documento se presente en una Comunidad Autónoma con dos idiomas oficiales, también puede estar traducido a esta segunda lengua por un intérprete autorizado por dicha Comunidad. También son válidas las traducciones hechas o revisadas por los consulados o las embajadas de España en el exterior o por los consulados y las embajadas en España del país de origen del documento. En estos casos, deberán ir acompañados de un sello que garantice que se trata de documentos auténticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *