Referendum independencia de Catalunya

referendum independencia catalunya

Es evidente que entre Cataluña y España algo no funciona. Desde hace décadas la comunidad no se ha visto nunca parte del territorio peninsular y en estos últimos años se ha hecho más fuerte esta creencia.

Hace pocos años se hizo la proposición del Estatuto de autonomía para dotar de más poder para ejercer las competencias propias de Cataluña. En este estatuto se define Cataluña como una nación, sin embargo el gobierno central del Estado ha negado gran diversidad de artículos del Estatuto al no cumplir y respetar las leyes de la Constitución española (es decir se considera anticonstitucional).

Los problemas, en estos últimos años, se han agudizado por diversidad de causas (leyes, crisis…). Artur Mas (actual presidente de la generalitat de Cataluña) intenta defender los derechos de la comunidad, aunque sus esfuerzos distan bastante de cumplirse en hechos.

Se ha convocado un referendum para el 9 de noviembre de 2014 con tal de conocer si la ciudadanía de Cataluña desea formar un estado independiente del territorio español.

El gobierno central intenta aplacar que se realice dicha consulta al verla como un acto incositutucional y porque consideran que Cataluña no podría sostenerse sola al desvincularse de España, pero ¿eso es realmente cierto? ¿qué pasaría si Cataluña se independizase? ¿qué pasaría con España? La diversidad y disparidad de opiniones (unas positivas y otras negativas) no ayuda a resolver estas dudas y se formulan variedad de opiniones al respecto.

Es evidente que al estar en una crisis económica de este calibre se verían afectados los dos territorios pero ¿qué estrategias se llevarían a cabo? ¿se sabrían desempeñar las acciones necesarias para seguir adelante? Está claro que es sistema “democrático” en el que vivimos no es realmente transparente pues las leyes que se van aprovando, los recortes que se llevan a cabo, la corrupción… son hechos que generan desconfianza en la población y la pérdida de credibilidad ante los políticos es evidente.

Muchas acciones que desempeñan los gobiernos lo hacen a escondidas y otras que sí que tenemos consciencia de ellas no sabemos con claridad los objetivos que se quieren cumplir.

La consulta de Cataluña es completamente democrática, tener la opción de decidir (sea la respuesta sí o no) es un derecho. No se debería dar tanto revuelo a un asunto de estas características, pues la libertad de expresión (siempre desde el respeto y la educación) se debe permitir. Sin embargo, la desinformación y manipulación de los medios genera disparidad de opiniones en la sociedad.

La libertad de decidir es un derecho, estando de acuerdo con lo que se propone o no. Está claro que se necesitan nuevos cambios en el sistema político democrático para volver a confiar y avanzar. Se están recortando muchos derechos y es normal que la población se indigne ante ello aunque no sabemos si realmente la independencia es la solución de nuestros problemas.

Solo con el tiempo sabremos qué sucederá con Cataluña y España, deberemos estar atentos a los acontecimientos. A día de hoy se refleja una grave inestabilidad conjunta que no sabemos en qué desenencadenará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *